banca pública

Llámalo reflexiones de un lunes por la tarde o divagaciones de un loco, pero después de una conversación con un amigo sobre este tema, he decidido dar mi opinión sobre un caso que esta en el aire, la privatización o no de Bankia, la banca pública.

En mi opinión, me inclino por la postura de que una banca privada es más rentable que una pública y en las siguientes líneas intentaré sintetizar los porqués de mi postura.

Banca Pública VS Banca Privada

Teniendo en cuenta que estamos en una economía mixta, es decir, de libre mercado, pero con cierta intervención del Sector Público, pretender una gestión totalmente publica de un banco iría en contra de este mismo sistema de mercado, ya que se estarían incumpliendo los principios institucionales básicos de una economía de este tipo, léase: derecho a la propiedad individual o libertad de emprender y correr riesgos.

Bien es cierto que el sistema de mercado presenta fallos, pero, en mi opinión, los fallos del Sector Público se agravan cuando entramos en la gestión de una entidad financiera. La dificultad en el control de los monopolios naturales por el desconocimiento del coste marginal de los servicios prestado puede llevar a un “despilfarro” en la concesión de créditos o en el uso de los fondos disponibles.

Del mismo modo, la gestión pública es más propensa a la aparición de externalidades provocadas por los grupos de presión organizados, muchas veces a consecuencia de la incapacidad de separar la gestión empresarial de la política, provocando esto, como dice el artículo, la colocación de personas al mando sin conocimiento para gestionar una empresa de ese calibre. Cuando se busca la gestión pública, desaparece el factor oferta y demanda, por lo que los desequilibrios son más propensos a surgir, y son más difíciles de eliminar una vez que se han asentado

Conclusión

Si hay algo que es innegable, es que una banca pública sería capaz de redirigir los esfuerzos en la consecución de políticas económicas a largo plazo, cosa que la banca privada no realiza tanto, ya que eso implica posibles beneficios a muy largo plazo. Pero esta parte puede ser solucionada con un control, que no una gestión, eficiente y eficaz de la banca privada. Una buena, y estricta regulación bancaria puede permitir la gestión eficiente de la banca privada, pero también el enfoque social de esta banca para tratar de llevar a cabo políticas económicas públicas que surgen desde el gobierno.

Una estricta regulación bancaria puede evitar la aparición de cajas de ahorros y la sobrevaloración o gasto desmedido que pueda tener la banca privada. Obviamente, esta regulación debe ser de gestión publica, pero despolitizada, para evitar la aparición de externalidades. Si somos capaces de llevar a cabo esto, podremos disponer de un sistema financiero robusto, sin escasez en los créditos y con la desaparición de los fallos del Sector Público.

Porque, aunque la gestión privada presente un comportamiento egoísta y competitivo, ha quedado demostrado que ese comportamiento conduce a la solución más adecuada para el conjunto de la sociedad.

DEJA UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.