crisis de la deuda pública

Durante mucho tiempo, los bancos europeos han tenido la costumbre de financiar los déficits públicos de sus propios países comprando bonos del gobierno. Esta era una alianza práctica entre los gobiernos, que necesitaban financiación para sus derrochadores gastos, y los prestamistas, que recibían bonos con calificación AAA que, por ley, se consideraban seguros y, por lo tanto, no tenían que estar respaldados por capital bancario adicional. A corto plazo parecía un buen trato para ambas partes pero a largo plazo hizo estallar la crisis de la deuda pública.

Gracia: El comienzo de la crisis de la deuda pública

La crisis de la deuda pública en Europa comenzó cuando Grecia, cuya calificación soberana era AAA, se declaró insolvente. Dado que muchos otros países europeos tenían una deuda excesiva, el peligro de contagio era grande. Como los precios de los bonos se desplomaron, las autoridades tuvieron que admitir que el valor de la deuda pública no era seguro, lo que significaba que los principales bancos europeos, muchos de los cuales tenían grandes carteras de bonos gubernamentales, estaban en graves problemas.

Como remedio, el Banco Central Europeo redujo las tasas de interés a cero y más tarde a negativo. Pero las tasas negativas destruyeron el ahorro privado y no podían mantenerse para siempre en ningún caso. El BCE también comenzó un programa para inyectar liquidez en el sistema financiero comprando 80.000 millones de euros en bonos cada mes de bancos comerciales. La conocida “expansión cuantitativa” tampoco podría continuar indefinidamente sin destruir la moneda, por lo que el BCE ha indicado que comenzará a recortar sus compras de bonos en la segunda mitad de 2018.

Más información sobre los tipos de interés negativos y el programa de expansión cuantitativa

Situación actual

La necesidad de retirarse de estas políticas monetarias ha revivido en las instituciones europeas una preocupación legítima -15 años tarde- sobre el “doom loop” que vincula a los gobiernos y los bancos, ambos rehenes por el exceso de deuda. Durante la última década, pocos gobiernos europeos han reducido su carga de la deuda, y con el BCE ahora disminuyendo su programa de compra de bonos, los bancos comerciales tendrán que reducir algunos de los bonos del gobierno de su lista de activos.

Esto podría representar una gran amenaza para el capital de algunos bancos grandes. Los Estados miembros de la zona euro se encontrarían en la situación irónica de ofrecer rescates a las instituciones de crédito que cometieron el error de confiar en sus propios gobiernos.

Similitudes con la crisis financiera de 2007

Al igual que los bancos hipotecarios antes de la crisis financiera, la Comisión Europea propone convertir en papel esta deuda incobrable con valores respaldados por activos. Lo que planea ofrecer al sector financiero y a los inversores se denomina “valores respaldados por bonos soberanos” o SBBS.

Los bancos volverían a empaquetar la deuda soberana que poseen en este nuevo producto, pretendiendo que la diversificación hará que la deuda sea más segura. SBBS se venderá en dos variedades: una con bonos relativamente más seguros que pagará intereses más bajos, y otra que agrupará la deuda de los países de menor calificación y que ofrecerá una prima de riesgo más alta. La idea es reducir la exposición al riesgo de los bancos y gobiernos.

No parece haber mucha diferencia entre los valores respaldados por activos responsables de la crisis financiera de 2007-2008 y las propuestas de la Comisión Europea. En el primer caso, los bancos querían deshacerse de valores de hipotecas subprime de sus manos porque no eran seguros; SBBS aplica la misma lógica a los bonos del gobierno que han perdido su calidad.

Reflexión personal

Sabiendo que el BCE comenzará a recortar sus compras de bonos en la segunda mitad del 2018, las cosas pueden ponerse feas. Si explota la burbuja, los gobiernos culparán al mercado, a pesar de que las causas del colapso serán bastante claras. Los culpables volverán a ser los mismos que hace una década: gasto público excesivo, incentivos equivocados e intervenciones políticas equivocadas.

DEJA UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.