crash abengoa

El pasado viernes, las acciones de Abengoa se desplomaron un 80%, tanto las de tipo A como las de tipo B, marcando mínimos de 0,035€ y 0,017€ respectivamente. El motivo fue la entrada en cotización de las nuevas acciones: 1.577 millones de títulos de clase A y 16.316 millones de clase B por la ampliación de capital cometida por la empresa para compensar los créditos de los acreedores que evitaron su quiebra.

En pleno desplome, la compañía dio por concluido su proceso de reestructuración en una nota que envió a la CNMV. Abengoa que llegó a acumular una deuda de 9.000 millones de euros, evita el mayor concurso de acreedores de la historia de España e inicia una nueva andadura con Gonzalo Urquijo al frente y una nueva composición accionarial.

Tras la entrada de las nuevas acciones y tras la reestructuración, Santander es el primer accionista del grupo, con el 9,63% de los derechos de voto. Le sigue Crédit Agricole, con el 8,77%; Caixabank controla el 4,95%; Bankia, el 4,64%; y Popular un 4,58%.

Abengoa: La calma antes de la tormenta

Ante la perspectiva de que el proceso de reestructuración culminase con éxito, la cotización de Abengoa experimentó en los últimos días fuertes subidas. El día 20, las acciones ya se incrementaron y las subidas continuaron cuatro días más, hasta revalorizarse más de un 80%.

En plena subida, inversores incautos empezaron a entrar esperando obtener grandes beneficios. Desde que el lunes pasado se supo que los 1.170 millones de la ampliación de capital estaban depositados y podía activarse la ampliación y ante la avalancha de nuevas acciones, los inversores experimentados empezaron a deshacer posiciones y la cotización se desplomó.

El lunes cayeron un 1,2%, el martes un 10%, el miércoles un 15% y el jueves un 44%. Finalmente, el viernes terminaron con una pérdida de casi el 80%. 

crash abengoa

Abengoa ha cumplido el clásico axioma bursátil que dice “compra el rumor y vende la noticia”.

¿Y ahora qué?

Personalmente, pienso que invertir en Abengoa es similar a apostar y en caso de querer jugar debe de hacerse con dinero que no necesitemos. Después de un desplome como éste, podría ser un buen momento para entrar debido a 3 factores:

  1. Entrada de bancos y fondos de inversión: Lo más importante de Abengoa es que hay un núcleo duro de accionistas que van a proteger su inversión.
  2. Cancelación de posiciones cortas: Melgart Asset Management siempre ha estado aumentando posiciones cortas en Abengoa hasta llegar al 4,01% pero acabó cerrándolas el viernes pasado.
  3. Volumen histórico: El fatídico viernes registró un récord de volumen de contratación, con más de 3.600 millones, superando a valores más grandes del IBEX 35, como el Santander e Inditex.

A corto plazo, Abengoa puede darnos una gran rentabilidad pero debemos tener en cuenta que es un valor de altísima especulación solo para valientes. Todo aquel que tenga valor de invertir en Abengoa, debe de hacerlo sabiendo que muy probablemente pierda su inversión.

DEJA UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.