bogleheads

¿Qué es el método Bogleheads? ¿De dónde proviene?

Las ideas del método Bogleheads provienen de John Bogle (de ahí el nombre), el fundador de Vanguard. Vanguard es una compañía de inversión estadounidense que tiene bajo su control aproximadamente 2 trillones de dólares. La empresa ofrece fondos de inversión entre otros productos financieros, y fue la primera compañía en ofrecerlos a inversores individuales.

Volviendo a la filosofía, los Bogleheads siguen una serie de principios de inversión que han demostrado con el paso del tiempo producir rentabilidades ajustadas al riesgo mucho mayores que las obtenidas por el inversor medio.

Otras ventajas son que están pensados para acercar el hasta entonces complicado mundo de la inversión a todo el mundo, no requiriendo conocimientos técnicos ni el emplear mucho tiempo.

El objetivo principal es el de alcanzar la libertad financiera, que es simplemente obtener unas rentabilidades de nuestro dinero invertido suficientes como para vivir solamente de ellas.

Estos son los 5 principios en los que se basan los bogleheads:

1. Desarrolla un plan de trabajo

Este principio se puede resumir en: Vive por debajo de tus posibilidades.

Necesitas ahorrar una gran parte de tus ingresos para poder alcanzar la libertad financiera. Gastar menos de lo que ganas, es muy simple.

Nada de deudas, ni tarjetas de crédito ni hipotecas. Si ya las tienes, maximiza el pago de devolución para terminar de pagarlas cuanto antes y evitar más intereses.

Ayuda mucho el contabilizar todos tus gastos y poder tener un conocimiento al instante de tu situación financiera.

2. Invierte pronto y a menudo

Cuanto antes en tu vida empieces a invertir mucho mejor. La explicación a esto es el interés compuesto. El interés compuesto es el rendimiento que obtienes después de varios años cuando los intereses de cada año se han ido acumulando en la cuenta principal. Puedes leer más acerca del interés compuesto y la inversión a largo plazo en este artículo.

Cuanto más inviertas mejor, si trabajas por cuenta ajena y tu jefe te ofrece igualar lo que inviertas en un fondo de pensiones o algo similar por norma general acéptalo y maximiza la cantidad permitida. Es el rendimiento que más fácil conseguirás.

3. Nunca asumas ni mucho ni poco riesgo

Los principales instrumentos de inversión en los mercados financieros son las acciones y los bonos.

Las acciones son normalmente los instrumentos más rentables ya que suelen seguir la tendencia de la economía de crecer y crecer pero por ejemplo en 2008, el mercado cayó una media de un 50%. Por lo que su volatidad y por tanto su riesgo son altos.

Por otro lado los bonos son “promesas” de devolver el dinero prestado en un cierto lapso de tiempo. Lo normal es que sean menos rentables que las acciones pero también menos volátiles.

Por lo tanto, la mayor decisión que hay que tomar es qué cantidad de bonos y por consiguiente de acciones formarán nuestro portofolio. A esto se le conoce como renta fija y renta variable. Depende de lo que te guste el riesgo, cuanto más te guste menos proporción de bonos y más de acciones tendrás.

Es lógico asumir que cuanto más joven seas más igual te dará el riesgo ya que tienes más años por delante para compensar las caídas que pueda sufrir el mercado. Siendo mayor, el dinero que tengas querrás protegerlo.

Es por este razonamiento que John Bogle recomienda que uses de punto de partida tu edad en bonos. Por ejemplo, si tienes 32 años el 32% de tu dinero en bonos y el 68% restante en acciones.

4. Diversifica

Nunca hay que comprar acciones o bonos individuales, incluso de un sector específico. Los Bogleheads invierten en fondos de inversión que contienen participaciones en acciones o bonos diversificados.

La mayoría de los fondos recomendados contienen todas o casi todas las acciones del mercado al que replican e incluso hay fondos que replican el mercado entero mundial (Investing in Total Markets).

Esto hará que el que se suscriba a estos fondos reciba la rentabilidad media de todos los participantes.

5. Invierte en fondos índice siempre que sea posible

El último punto nos lleva a este. Hay dos tipos de fondos de inversión, fondos índice y fondos gestionados.

Como he explicado en otro artículo, un fondo índice (o pasivo) se dedica a replicar un índice comprando todas las empresas que participan en él. Por lo tanto su rendimiento será muy similar al del índice.

En cambio, un fondo gestionado (o activo) lo que hace es comprar y vender acciones continuamente en base a las decisiones de un grupo de analistas e inversores.

La diferencia entre ellos es que el coste de un fondo índice es mucho menor que el de un fondo gestionado (hasta 10 veces menor, ~0,2% vs ~2%). Y al ser la estrategia Bogleheads a largo plazo, esa diferencia en los costes es muy muy importante.

Se podría pensar que los fondos gestionados ofrecen una mayor rentabilidad debido a ser más activos y por eso merece la pena pagar más comisiones pero esto no es así, como podemos comprobar en estos artículos de Forbes y Business Insider.

Ojo, tengo que puntualizar que es muy importante el momento en el que entramos en el mercado. Como he explicado anteriormente, si hubiéramos entrado en 2008, nuestra inversión hubiera sufrido una caída muy fuerte. Por lo tanto, siempre es importante tener en cuenta cuando entrar y cuando salir. Para saberlo, es esencial estar al día de la economía mundial y saber leer gráficas bursátiles. Aquí tenéis una pequeña guía que os puede ayudar a entender las gráficas. 

DEJA UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.