inversion-millennials

Los millennials, los que hemos nacido entre 1981 y 1995, nos enfrentamos a un grave problema: la jubilación. Recientes noticias nos han alertado que la edad mínima para jubilarse podría aumentar superando los 67 años. Ante este escenario, resulta indispensable disponer cuanto antes de una estrategia de inversión a largo plazo que nos asegure un buen futuro. Los expertos recomiendan asignar entre el 10% y 15% del salario a la jubilación, y cuanto antes comencemos a ahorrar, más sencillo será el proceso.

El dinero que queremos destinar a inversión, a diferencia del dinero que ahorramos en el banco, nos genera rendimientos cuyo valor puede variar según el riesgo de la inversión. Antes de aventurarte a invertir, debes disponer de ahorros. Si por ejemplo tienes un capital de 5.000€, puedes destinar un 20% a inversión y el resto tenerlo ahorrado. Este porcentaje dependerá de tu aversión al riesgo. Una buena práctica es dedicar una parte de tu sueldo a inversión, otra a gastos y el resto a ahorros.

A diferencia de antes, disponemos de una tecnología que nos permite invertir muy fácilmente. La inmensa mayoría disponemos de conexión a Internet y aplicaciones móviles de banca que nos permiten iniciar de forma muy sencilla estos tramites.

La razón de escribir este artículo es que más personas sean capaces de invertir. Como veremos, no es cosa de ricos, simplemente es proponérselo e informarse bien.

Por qué invertir?

Si sacas el tema en tu grupo de amigos, la mayoría opinará que ese tema es para ricos y ellos no sabrían como hacerlo. Otra parte es escéptica con las inversiones y prefieren tener el dinero ahorrado en un depósito o en casa. Y sólo una pequeña minoría está invirtiendo.

Invertir no es más que ceder nuestro capital para financiar una o varias empresas. ¿Por qué íbamos a tener una parte de nuestro dinero quieto si podríamos estar cooperando? Además obtendríamos una rentabilidad mucho mayor.

Para aquellos que prefieren tener el dinero en un depósito, que sepáis que los bancos utilizan los depósitos de sus clientes para invertir y os dan a cambio una rentabilidad ridícula o nula en muchos casos.

Si estás dispuesto a invertir, aquí van varias ideas que te ayudarán a crear una buena estrategia a largo plazo. Me centraré básicamente en los fondos de inversión.

Fondos de inversión: La forma más sencilla de invertir

Un fondo de inversión es un grupo de inversores que ponen en común su dinero en un “fondo colectivo” y un gestor invierte por ellos.

Básicamente hay dos tipos de fondos de inversión. Los fondos activos y los fondos pasivos. La diferencia es sencilla. Los activos son fondos en los que hay un equipo gestor que toma las decisiones de compra o venta. En cambio, los pasivos se dedican a comprar todas las empresas de un índice en concreto.

A largo plazo, la economía debe seguir mejorando y las bolsas creciendo. Si empezamos a invertir en fondos de inversión y destinamos una parte de nuestro salario a hacer más aportaciones, a largo plazo nuestra rentabilidad puede ser muy positiva.

Es muy arriesgado?

Todos los fondos de inversión disponen de un resumen en el que detallan su operativa y estadísticas. El riesgo depende de su estilo de inversión y en qué activos estén operando. Los fondos que más arriesgan son los que, a corto plazo, más rentabilidad dan mientras que los más conservadores dan una rentabilidad más reducida pero continua a lo largo de los años.

Depende de cuánto queramos mantener esa inversión, seleccionaremos un fondo más agresivo o más conservador. Como nuestra estrategia es a largo plazo, deberíamos seleccionar fondos moderados. Mi consejo es seleccionar fondos que tengan experiencia y una rentabilidad a 10 años positiva porque son los que han sobrevivido a las diversas etapas del mercado, incluso a la crisis del 2007. Aquí tenéis un buen ejemplo.

Cómo puedo hacerlo?

Si ya te has decidido, deberás ir a tu banco y abrir una cuenta de inversor. Esto no te costará más que un par de firmas. En cuanto la tengas, mediante la plataforma online de tu banco podrás ojear los fondos de inversión disponibles y hacer aportaciones.

Según nuestro grado de conocimiento en mercados financieros y la economía mundial, seremos capaces de acertar o no. Recomiendo hablar con un asesor financiero antes de seleccionar un fondo si partís de cero. No os fiéis del banco porque depende del que tengáis os pueden asesorar bien o no. También podéis dejar en los comentarios fondos que hayáis visto y os daré mi opinión.

Si os gusta leer, aquí tenéis una recopilación de los mejores libros de inversión.

Antes de despedirme, os dejo otro artículo que podría interesaros en el cual se explica cómo crear una estrategia a largo plazo de inversión.

Espero haberos ayudado. Hasta la próxima.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.