tipos de interés

Los tipos de interés fijan el precio del dinero. Ah, ¿Pero el dinero tiene un precio? Pues sí, el dinero se puede comprar. Los bancos venden dinero. Por poner un ejemplo, si pides un préstamo de 3000 euros, el banco te pide 3300 euros. A simple vista, parece un buen negocio para el banco y un mal negocio para el cliente, pero hay dos factores que lo explican: el plazo y el riesgo.

Siguiendo el ejemplo anterior, el banco nos da 3000 euros, por los que espera cobrar 3300 euros, que iremos devolviendo poco a poco. Si necesitamos esos 3000 euros para comprarnos una herramienta que nos permita trabajar mejor y ganar más dinero, desde luego es un buen negocio. Aunque al final tengamos que devolver 300 euros más, si el banco no diera el dinero, no podríamos comprar la herramienta que nos permitiese ganar más dinero. El banco también corre un riesgo al darnos el dinero, ya que si al final nosotros por lo que sea no podemos devolverlo, tendrá pérdidas.

En este caso, el banco obtiene un beneficio de 300 euros, un 10% de interés. Por lo general, cuanto mayor sea el riesgo de la persona a la que se le hace el préstamo, y mayores sean los plazos de devolución, mayor interés exigirán los bancos al beneficiario y por lo tanto el precio del dinero será mayor en este caso.

Por lo tanto, los bancos prestan dinero por un único motivo: Lograr un beneficio, ya que son empresas. Su justificación es que compensan el riesgo de la operación y porque al prestar dinero se quedan sin él durante un tiempo determinado y podrían dejar pasar alguna oportunidad inesperada (Coste de oportunidad).

Existe también un concepto muy importante que es el tipo de interés oficial del dinero. En un sistema monetario, por ejemplo, el del euro, la libra o el dólar, los bancos fijan un tipo de interés oficial del dinero. Puede haber algunas ligeras diferencias entre cómo operan distintos bancos centrales.

Los Bancos Centrales son los encargados de controlar la cantidad de dinero en circulación, puesto que si hay mucho dinero en el sistema se tiende a tener inflación.

¿Cómo nos afecta que suban o bajen los tipos de interés?

Si sube los tipos de interés, se encarece el precio de los préstamos que los bancos conceden a sus clientes. Es decir, el dinero será más caro, habrá menos créditos y la economía se resentirá, pero si hubiera un episodio de inflación en la zona, se controlaría.

Si por el contrario bajan los tipos de interés, el precio de los préstamos disminuirá haciendo que aumente la demanda. Por lo tanto, la gente y las empresas pedirán créditos para crecer, y en general, la economía recibirá un impulso de crecimiento, aunque como contrapartida subirá la inflación (la de demanda, ya que habrá más dinero para comprar bienes y servicios).

Por tanto, que los bancos centrales suban o bajen los tipos de interés nos afecta directamente al encarecer o abaratar los préstamos que puede conceder cualquier banco. De aquí radica la importancia que tienen de controlar el tipo de interés oficial de los países y de lo cuidadosos que deberían ser a la hora de modificarlos.

Como apunte, actualmente nos encontramos con los tipos de interés en mínimos históricos.

DEJA UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.